Método Kakebo: Controla tus gastos, ahorra y alcanza tus metas financieras

El método Kakebo es una herramienta financiera originaria de Japón que nos ayuda a organizar y llevar un mejor control de nuestros gastos diarios, semanales y mensuales. Su objetivo principal es promover una gestión eficiente del dinero y fomentar el ahorro.

Este método se basa en la idea de que llevar un registro detallado de nuestros ingresos y gastos nos ayuda a ser conscientes de nuestras finanzas y nos permite identificar oportunidades de ahorro. Además, nos ayuda a establecer metas financieras y a medir nuestro progreso hacia dichas metas.

A continuación, explicaré cómo funciona el método Kakebo y cuándo es recomendable ponerlo en práctica. También proporcionaré un ejemplo basado en un sueldo promedio de República Dominicana para que puedas entender mejor su aplicación.

Te podría interesar leer: Descubriendo el paraíso: Las mejores oportunidades de inversión en bienes raíces en República Dominicana

Funcionamiento del método Kakebo:

  1. Establece tus metas financieras: Antes de comenzar con el método Kakebo, es importante que definas tus objetivos financieros. Estos pueden ser a corto plazo, como ahorrar para unas vacaciones, o a largo plazo, como comprar una casa o planificar tu jubilación.
  2. Registra todos tus ingresos: Dedica un espacio en tu Kakebo para registrar todos los ingresos que recibas durante el mes. Esto incluye tu sueldo, pero también cualquier otro ingreso adicional, como bonificaciones, comisiones o ingresos extra.
  3. Anota tus gastos diarios: Lleva un registro diario de todos tus gastos. Esto incluye desde los gastos más grandes, como el pago de la hipoteca o el alquiler, hasta los más pequeños, como el café de la mañana o el transporte público. No olvides anotar también los pagos fijos, como servicios públicos, seguros y deudas.
  4. Categoriza tus gastos: Agrupa tus gastos en categorías para tener una mejor visión de tus hábitos de consumo. Algunas categorías comunes pueden ser alimentación, vivienda, transporte, ocio, salud y vestimenta. Esto te permitirá identificar áreas en las que puedes reducir gastos y ahorrar.
  5. Analiza tus gastos: Al final de cada mes, revisa tu registro de gastos y analiza en qué áreas has gastado más de lo necesario. Identifica los gastos innecesarios y piensa cómo puedes reducirlos en el futuro. También es recomendable establecer un presupuesto para cada categoría de gasto.
  6. Ahorra de manera sistemática: Una parte importante del método Kakebo es destinar una cantidad fija de dinero al ahorro cada mes. Establece un objetivo de ahorro realista y asegúrate de cumplirlo. Puedes abrir una cuenta de ahorros específica para ello.
  7. Revisa tus progresos: Al final de cada mes, evalúa tu progreso en función de tus metas financieras. Si has logrado ahorrar la cantidad deseada o incluso más, ¡enhorabuena! Si no has alcanzado tus objetivos, revisa tus gastos y el ajuste que necesitas hacer.

El método se divide en cuatro secciones principales:

  • Ingresos: Por ejemplo, si percibes un salario mensualmente, debes de apuntar la cantidad exacta que entra a tu cuenta de banco.
  • Gastos: Fijos y variables. Aunque puedes categorizarlos como desees, el Kakebo tradicional divide el tipo de gastos en cuatro categorías
    • Supervivencia: Comida, hogar, transporte y gastos de los hijos, por ejemplo.
    • Gastos de ocio: Salir a comer o ir de compras.
    • Gastos culturas: El dinero destinado a libros, museos, teatro o cine.
    • Gastos extras: Suma destinada a inconvenientes o a gastos inusuales, como lo puede ser un regalo de cumpleaños o la reparación de tu computadora.
  • Ahorro: Establece una cantidad aproximada de cuánto quieres ahorrar.
  • Cantidad que puedes gastar: Resta la cantidad que quieres ahorrar a la suma total de dinero que tienes para gastar, de esta manera podrás hacer un presupuesto adaptado a tus necesidades de ahorro.

Te podría interesar leer: “Descubre los gastos deducibles de impuestos en República Dominicana y reduce el impacto en tus ingresos Inmobiliarios”

Los usuarios del método Kakebo registran sus ingresos y gastos diarios en estas cuatro secciones y luego analizan su comportamiento financiero al final de cada mes.

Ejemplo basado en un sueldo promedio de República Dominicana:

Supongamos que Juan, que trabaja en un empleo promedio de República Dominicana, desea poner en práctica el método Kakebo. Su sueldo mensual es de RD$25,000.

Juan comenzará por definir sus metas financieras. Desea ahorrar RD$5,000 mensuales para comprar una computadora nueva en seis meses y RD$1,000 adicionales para emergencias.

A continuación, Juan llevará un registro diario de sus ingresos y gastos. Cada día anotará sus gastos en categorías como alimentación, transporte, vivienda, entretenimiento, etc.

Al finalizar el mes, Juan analizará su registro de gastos para identificar áreas en las que puede reducir gastos y ahorrar más. Por ejemplo, puede darse cuenta de que está gastando demasiado en comidas fuera de casa y decide llevar su almuerzo al trabajo para reducir ese gasto.

Una vez que Juan ajusta sus gastos, establecerá un presupuesto para cada categoría de gasto. Por ejemplo: RD$4,000 para alimentación, RD$2,000 para transporte, RD$4,000 para vivienda, RD$1,000 para entretenimiento, etc.

Además, Juan destinará RD$5,000 mensuales al ahorro para alcanzar su meta de compra de la computadora en seis meses y RD$1,000 adicionales para emergencias.

Al final de cada mes, Juan revisará sus progresos y se evaluará en función de sus metas financieras. Si ha logrado ahorrar lo esperado, se sentirá satisfecho y motivado para seguir adelante. Si no ha alcanzado sus objetivos, revisará nuevamente sus gastos y realizará los ajustes necesarios.

En resumen, el método Kakebo es una herramienta efectiva para organizar y controlar nuestras finanzas. Al llevar un registro detallado de ingresos y gastos, categorizar nuestros gastos y establecer metas de ahorro, podemos tomar decisiones financieras más informadas y alcanzar nuestros objetivos.

Es importante adaptar el método Kakebo a nuestras circunstancias personales y establecer metas realistas. Con perseverancia y disciplina, podemos mejorar nuestra relación con el dinero y tener una mayor estabilidad financiera.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest
Josen Franco

Josen Franco

Broker Owner | Home In Pardise

Comentarios